La guia High Times para viajar en avión con Marihuana

Sabemos que al igual que a la gran mayoría de personas,  a veces viajar en avión no es la experiencia más agradable para nadie, especialmente para mi.

A medida que aumenta el número de estados que autorizan el uso de cannabis médico y recreativo, en el último conteo, 33 estados y el Distrito de Columbia han autorizado el uso de marihuana medicinal, y 10 de esos estados también han autorizado marihuana recreativa o de uso para adultos. Surge una pregunta importante: ¿Cuáles son las restricciones legales para viajar con cannabis? A pesar de la creciente legalización del uso de la marihuana a nivel estatal, sigue siendo una sustancia controlada por el Anexo I ilegal a nivel federal bajo la Ley de Sustancias Controladas. Debido a este conflicto que existe actualmente entre las leyes federales y estatales, las personas deben comprender cómo, cuándo y dónde pueden viajar con cannabis autorizado por el estado.

Ya que la vida es corta y nuestro precioso tiempo es mejor pasarlo en otro lugar que en un aeropuerto, llegué al aeropuerto de San Francisco para mi vuelo a Oregon con la eficiencia habitual, asignando el tiempo suficiente para correr a través de seguridad y llegar a la puerta de embarque para el último llamado. Estaba programado para hacer precisamente esto, cuando, sin zapatos, sin cinturón, con los bolsillos vacíos y mis brazos sobre la cabeza en señal de rendición, vislumbre el bolso de mano y lo llevé a las manos de un oficial de la TSA.

“¿Esto es tuyo?” Me preguntó el oficial.

Vamos a dar un paso atrás. El año anterior, los votantes de Oregón legalizaron el cannabis recreativo. Los dispensarios minoristas de Portland acababan de abrir sus puertas. El plan para el viaje incluía la necesaria peregrinación al café Stumptown, así como un recorrido por las ofertas de cannabis de la ciudad. Había oído que la marihuana era fantástica, y estaba ansioso por probar un poco.

Pero yo vivo en California. Estábamos en época de cosecha. Así que, por supuesto, empaqué algunos frascos de vidrio llenos de lo mejor que Humboldt y Mendocino tienen para ofrecer. Llegar con las manos vacías, sin nada que compartir después de la fiesta de Acción de Gracias, sería grosero. Pero como empaco tan eficientemente cuando viajo, estos frascos no se guardaban en ningún lugar discreto, estaban justo encima. Esto le ahorró al agente de la TSA la molestia de escarbar en mi colección de camisetas y sudaderas para encontrarlos.

Así comenzó el baile.

“¿Qué es esto?” Preguntó ella.

“Eso … es cannabis medicinal”, le dije, con un disparo de ansiedad cargado de adrenalina que me dejó la más mínima grieta en mi confianza.

Estaba preparado para esto. Verás, durante la mayor parte de una década, he volado con marihuana a casi todos los lugares a los que voy. Hago esto por una variedad de razones, la principal de las cuales es que puedo. (Las razones del segundo y tercer lugar son, preferiría no patrocinar a un distribuidor del mercado negro a donde voy si es un estado ilegal, y prefiero llevar la hierba que tengo que gastar dinero en otras cosas). ni una sola vez he tenido ningún problema, incluso cuando la TSA revisó mis pertenencias y encontró algo de hierba.

Si estás leyendo esto, tú también puedes.

Muchas personas lo hacen, ya sean cultivadores que vuelan a las Copas internacionales de cannabis o civiles normales.

Es notablemente fácil, y requiere poco más que el sentido común y cumplir con algunas reglas.  Aquí te explico cómo.

Recuerda ¿Qué hace la TSA?

El más joven de los departamentos federales a nivel de gabinete de los Estados Unidos, la Administración de Seguridad de Tránsito de Homeland Security, está en la tarea de buscar cosas que puedan llevar a una repetición del 9/11, cuyo temor es lo que nos llevó a quitarnos los zapatos, vaciar nuestros bolsillos y ser sometido a un asalto sexual a nivel de Donald Trump todo por la delgada apariencia de seguridad.

Como los nativos de la confianza de los aliados de los Estados Unidos, Arabia Saudita, armados con cortadores de cajas, nos metieron en este lío, no el hachís rubio libanés, la TSA actuó (por una vez) de manera apropiada. En otras palabras: no están ahí para buscar drogas.

“Nuestros oficiales están enfocados en la seguridad y no están buscando específicamente sustancias que no sean una amenaza para el avión”, confirmó el portavoz de la TSA Bruce Anderson a High Times en un correo electrónico.

Ahora. Si está traficando en libras, o más probablemente, si su equipaje de mano está lleno de $ 50,000 en efectivo en cualquiera de los extremos de dicha excursión de tráfico, es posible que la policía lo reciba en la puerta de entrada y que la TSA puede (y lo hace) lo llame si descubren drogas durante una prueba de detección.

¿Pero a quién llama la TSA? Si está empaquetando marihuana, no llamarán al FBI ni a la DEA. Llaman a la agencia policial responsable de patrullar el aeropuerto. Llaman a los policías locales, que hacen cumplir la ley local, no la ley federal.

Es un error común pensar que los aeropuertos están sujetos a la ley federal. Pero también es un error común creer que solo porque la marihuana es legal en el estado donde está abordando, lo mismo ocurre en el aeropuerto.

Donde fueres haz como vieres

Quizás la regla más importante de todas es conocer las reglas. Esto significa saber más que simplemente si el cannabis es legal o no en su estado de origen y destino. Necesitas conocer las reglas del aeropuerto.

En Denver, por ejemplo, el aeropuerto ha declarado que toda posesión de marihuana es ilegal. Si te atrapan con cannabis, no te encarcelaran ni te multarán, pero te harán tirar tu hierba.

En Portland, la policía revisará su tarjeta de embarque antes de dejarlo ir. Si estás volando a otro lugar dentro de las líneas de estado, lo que evidentemente es una cosa, eres libre de embarcar, mano en mano. Si estás volando a otro lugar, incluso a un estado donde el cannabis también es legal, se te pedirá que vuelvas a la seguridad y prescindas de la marihuana de alguna manera.

¿Y Qué pasa con  los vuelos internacionales?

Esto, por razones obvias, es el mayor riesgo. Pero, por todas las razones mencionadas anteriormente, el riesgo no estará en los Estados Unidos. Tendrá que lidiar con la misma TSA y podrá abordar su vuelo con la misma facilidad. Lo que suceda cuando aterrice en un destino extranjero depende de usted, pero también de la actitud de los gendarmes locales.

El año pasado, un amigo cercano pasó más de un mes en Europa del Este. Como esa es una larga estadía, empacó varios cartuchos de bolígrafos de vape y unas pocas onzas, y no sucedió nada (aparte de fumar sin parar en el patio de su suegro).

Esto no fue solo un acto de fé: el cultivo de cannabis está tan extendido que la simple posesión probablemente no hubiera sido tan importante. Al mismo tiempo, cuando estaba haciendo mis maletas para una excursión a Tailandia, unas cuantas historias sobre sobornar a la policía tailandesa y las condiciones en las cárceles tailandesas fueron suficientes para convencerme de que dejara la hierba en casa, más tarde durante este viaje, mientras estaba en Hong Kong. La disponibilidad y el precio de la marihuana traída de Namibia, de todos los lugares, me hicieron desear haber tomado el riesgo y haber metido algo en mi equipaje de mano.

Lo que nos lleva a la última regla cardinal de los viajes de cannabis.

Carry on…. Carry on… Carry on

¿Sabes qué? Retiro  lo dicho anteriormente sobre conocer las reglas. Es de igual importancia  saber donde empacar tu hierba,y debes empacarla en tu equipaje de mano. Repita: ¡No lo ponga en el equipaje facturado!

La razón de esto es simple: la probabilidad de que se realice una búsqueda en su equipaje de mano, siempre que no intente empacar algo descaradamente prohibido como una lata de pintura en aerosol, un encendedor o una botella de vino medio llena, es mínima .

Pero como Lifehacker explicó recientemente, la lista de las banderas rojas para TSA que puede activar una búsqueda de su equipaje registrado es una verdadera lista de compras de artículos inofensivos para todos los días que incluye cargadores de teléfono, alimentos, artículos de tocador y ropa. A donde sea que vuele, siempre.

Dado que la marihuana es ilegal para el transporte a través de las líneas estatales, es contrabando y puede ser sacada de su bolsa sin reparación.

“Pero he volado con la cantidad XX embutida en mis repugnantes vans a cuadros muchas veces”, puedes decir.

Ya que estamos en el negocio de tomar riesgos, ¿Cuál es uno más? Reflexionemos sobre esa pregunta cuando llegue a su destino, abra su bolsa y encuentre el boleto de “¡HA SIDO BUSCADO!” Y no encuentras tu marihuana.

Por eso es que debes estar atento a tu equipaje de mano sobre las cosas que puedan activar una búsqueda, especialmente si estás en un lugar donde el cannabis no es legal. Esa preparación básica es la razón por la que nunca me pararon por seguridad en Nueva Orleans, Nueva York o San Luis, y es la razón por la que una herramienta de bicicleta olvidada, oculta en la parte inferior de un equipaje de vacaciones repleto creo una alarma. Fue por eso que mi agente me paró y posteriormente fuí requisado por la TSA en San Francisco. Incluso entonces, estaba claro que ella había pasado por esto antes.

“¿Tienes tu papeleo?” Preguntó ella.

Pero por supuesto. Presenté mi licencia de marihuana medicinal y ella y yo hicimos una pequeña charla mientras un oficial de la policía de San Francisco podía ser convocado para verificar todo. Unos minutos más tarde, apareció un policía, montando un Segway. Apenas se tomó el tiempo para alejarse antes de asentir con la cabeza a los agentes de la TSA y alejarse.

“Estás todo listo. Que tengas un buen vuelo “, me dijo el agente.

Para entonces, mi vuelo había partido hacía mucho tiempo, dejándome tiempo suficiente para sentarme en el bar del aeropuerto y reflexionar sobre un café irlandés sobre la necesidad de tener más cuidado al empacar. La próxima vez, dejaría la herramienta de bicicleta en casa y, en su lugar, traería algo de hachís.

The post La guia High Times para viajar en avión con Marihuana appeared first on High Times.